introducción a la roncopatíaronquido simpleapnea del sueñoDr. Enrique Fernández JuliánHospital Clínico UniversitarioValencia, España(c) 2007roncar.es -roncar
II. SÍNDROME DE APNEA OBSTRUCTIVA DEL SUEÑO O SAOS2.-PERSPECTIVA HISTÓRICA DEL SAOS1978. FARINGOSCOPIA CON FIBRA ÓPTICA
Borowieki y cols. introducen, en 1978, la faringoscopia con fibra óptica, tratando de localizar el colapso de la VAS durante el sueño en pacientes con SAOS, y comprueban que el colapso se produce sobre todo en el segmento retropalatal (velofaringe), y desde aquí se extiende al segmento retrobaselingual en la mayoría de los pacientes. El colapso faríngeo se produce al final de la espiración, justo antes de la inspiración. No observaron colapso de la hipofaringe.

Hill, Guilleminault y Simmons, en 1978, observan además, mediante estudios fibroópticos, que cuando aparece la apnea obstructiva se produce una invaginación, parcial o total, según la intensidad de la apnea, de las paredes laterales y posterior de la faringe, dando lugar a un colapso. Mediante Electromiografía demostraron que el colapso es un fenómeno pasivo, ya que al final de la espiración es cuando menor tono muscular hay, sobre todo en sujetos con SAOS, y entonces la VAS se hace muy vulnerable a la presión negativa inspiratoria.

Rojewski y cols., en 1982, y Crumley y cols., en 1987, comprobaron que el colapso se extendía a la hipofaringe.

Remmers, en 1990, colocando además un catéter a lo largo del fibroscopio, pudo, además de visualizar el colapso, registrar presiones en diferentes segmentos de la VAS. Utilizando esta técnica, Launois y cols., en 1990, pudieron comprobar que, cuando el colapso se producía en el segmento velofaríngeo se obtenían buenos resultados con la UPPP, frente a un mayor porcentaje de fracasos cuando el colapso se situaba en segmentos más caudales.

Pringle y Croft, en 1991, Skatvedt, en 1993 y Woodson y Wooten, en 1994 demostraron que existe una correlación muy pobre entre los hallazgos obtenidos durante la vigilia con la maniobra de Müller y los que se obtienen durante el sueño con la videofibroscopia o con la manometría.

Launois y cols., en 1993, señalan una mejoría significativa del IAH, a los 4 y 14 meses tras la UPPP, en aquellos pacientes en los que se había observado un colapso exclusivamente nasofaríngeo mediante la videofaringoscopia durante el sueño. En cambio, no había cambios significativos en el IAH cuando la obstrucción se producía en otros sitios.

Croft y Pringle, en 1991 describen una nueva técnica para valorar los segmentos anatómicos de la VAS, generadores de ronquido o de colapso, mediante la introducción de un Nasofibroscopio en pacientes con sueño inducido farmacológicamente, en un intento de hacer una valoración diagnóstica en un escenario que se aproxime más al sueño real. A esta técnica la llamaron sleep nasendoscopy, aunque ha recibido otras denominaciones como Viderinoscopia durante el sueño o Vídeofibrosomnoscopia o Videosomnoendoscopia. Posteriormente se han publicado numerosos trabajos con esta técnica, demostrando que el colapso de la VAS, en pacientes con SAOS y durante el sueño, es multinivel, más aún, que incluso varía a lo largo de la noche y de diferentes noches en un mismo individuo (Connoly y cols., 1994; Roblin y cols., 2001; Carrasco, tesis doctoral, 2004; Den Herder y cols., 2005; Berry y cols., 2005;).